sábado, 15 de mayo de 2010

Tigre de Bengala

El tigre de Bengala (Panthera tigris tigris), también conocido como tigre de Bengala real o tigre indio es una subespecie de tigre que habita en la India, Nepal, Bangladesh, Bután, Myanmar y China (en la región meridional del Tíbet). Es la subespecie más numerosa y conocida de tigre, y se encuentra en una gran variedad de hábitats, incluyendo sabanas y bosques tropicales y subtropicales. Su piel es generalmente de color naranja o leonado ; aunque existe una mutación genética que produce que la piel naranja del tigre sea sustituida por el color blanco, a estos se les conoce como tigres blancos.



Ciclo de vida y estructura social :

son animales solitarios y generalmente no viven en grupos, a excepción de las hembras, que viajan con sus crías en grupos de tres o cuatro. Los machos cuidan un territorio donde viven varias hembras con las que aparean. Los machos y las hembras solo se reúnen durante la época de reproducción, si bien se han mencionado casos de machos que alimentan a sus crías cuando la madre ha fallecido.[10] La mayoría de las crías nacen entre febrero y mayo, y tras una gestación de entre 98 y 108 días, dan a luz una camada de 1 a 6 cachorros (normalmente de 2 a 4) de 1.1 kg de peso. La esperanza de vida para los tigres de Bengala machos es de entre 10 y 12 años, mientras que para las hembras es un poco más larga; sin embargo, los ejemplares en cautividad pueden llegar a vivir hasta 26 años. Los expertos descubrieron recientemente que aproximadamente el 25% de los tigres machos del parque nacional de Kanha mueren en luchas con otros tigres.

Dieta :

Los tigres de Bengala son carnívoros y cazan desde pavos reales hasta búfalos asiáticos y gaures (incluyendo los grandes machos que alcanzan los 1000 kg de peso), pasando por toda una gama de presas que incluye monos, jabalíes, tapires, ciervos y antílopes. Se han reportado casos más raros en que los tigres han atacado a crías de rinoceronte y elefante, e incluso de individuos que fueron capaces de abatir y devorar a otros grandes carnívoros como leopardos y osos. Mucho más raros son los ataques contra humanos, aunque hasta hace un siglo se sucedían con cierta frecuencia. Se calcula que solo en Bangladesh se producen unos 100 ataques al año.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada